El envejecimiento del rostro y el cuello ya no tiene por qué ser un problema. Gracias a la cirugía llamada lifting facial conseguimos rejuvenecer estas zonas del cuerpo tan visibles y paliar sus efectos negativos.
Los resultados de esta intervención son muy duraderos y nada tiene que ver con la medicina estética, en la que cualquier tratamiento deja de ser efectivo a los pocos meses.

¿Quién necesita un lifting facial?
Debido al ritmo de vida que llevamos hoy en día, el estrés, el sol, los malos hábitos como el tabaco o simplemente por heredar una mala genética, la piel de la cara se resiente y muchas personas sufren un envejecimiento prematuro.
Los liftings faciales con cirugía se suelen realizar a pacientes con edades entre 40 y 60 años. Con una buena calidad de piel este tipo de cirugía da muy buenos resultados y es posible lucir un aspecto mucho más joven tras someterse a ella. Además, para un resultado más natural, el doctor Martínez Gutiérrez suele usar la técnica del lipofilling. Esta consiste en extraer grasa de alguna parte de nuestro cuerpo para rellenar aquellas partes donde hay una deficiencia de la misma, lo que nos permite rellenar arrugas y recuperar el volumen facial perdido. Además, puede mejorar surcos como el nasogeniano, o el que aparece junto a la comisura bucal llamado jowl y al contener células madre contribuye a mejorar la piel.
Esta intervención es posible realizarla solo en algunas partes del rostro o en toda la cara y cuello y es muy habitual combinarla con la blefaroplastia o cirugía de párpados, ya que esta parte del cuerpo muestra otro signo clave de envejecimiento.

¿En qué consiste la Cirugía de estiramiento de cara y cuello?
Esta intervención se realiza en un quirófano, ya sea en una clínica o en un hospital. Generalmente requiere de ingreso hospitalario, recibiendo el alta al día siguiente. Se suele emplear anestesia general, por lo que el paciente permanecerá dormido durante las horas que dure la intervención.
Para esta operación se practican incisiones en zonas ocultas por el cabello, se aprovechan los pliegues de la oreja y la piel que sobra se extirpa a partir de las incisiones.

× Contáctanos