Las orejas son una parte pequeña de nuestro cuerpo, sin embargo, pueden causar grandes complejos. Su corrección mediante intervención quirúrgica es ya muy asequible, rápida y segura. El doctor Martínez Gutiérrez lleva a cabo este tipo de cirugías en los centros en los que trabaja en Málaga, Marbella, Granada y Madrid.
La operación es mínimamente invasiva y la cicatriz, que suele quedar escondida en el pliegue de detrás de la oreja, es prácticamente imperceptible.

Con la otoplastia se pueden remodelar las orejas de soplillo, corregir orejas grandes o modificar algunas características de los pabellones auriculares. Además, a aquellos pacientes que hayan tenido algún traumatismo o la extirpación de tumor también se le puede reconstruir el aspecto de la oreja.

Este órgano ha crecido casi completamente a los 4 años de edad, por lo que es posible realizar esta intervención no sólo en adultos, sino también en niños, sin que ello suponga mayores riesgos.

¿CÓMO ES LA CIRUGÍA DE OREJAS?

Las orejas prominentes son el problema estético más habitual por el que los pacientes demandan este tipo de cirugía. Esto es así porque los resultados de esta intervención son permanentes y muy naturales.

En el caso de los niños, desde SECPRE señalan que la mayoría de los cirujanos plásticos recomiendan a los padres observar el comportamiento del niño en relación a sus orejas prominentes. En este sentido, inciden en que no se debe insistir en la cirugía hasta que el niño así lo desee. “Aquellos niños que se encuentran a disgusto con sus orejas y quieren operarse cooperan más durante la intervención y están más contentos con el resultado”.

Es una operación sencilla que realizamos en un quirófano con anestesia local y suele durar una hora y media. En niños suele utilizarse anestesia general para evitar que estén inquietos durante la cirugía. En el caso de las orejas de soplillo realizamos una pequeña incisión detrás de la oreja para remodelar el cartílago, ya que lo habitual es que el paciente no tenga el pliegue anti-helicoidal o el exceso de cartílago que empuja la oreja hacia delante.

Aunque fuera necesario retirar un exceso de cartílago o piel, el resultado será una pequeña cicatriz que estará escondida detrás de la oreja. Tras la intervención podrá marcharse a casa y hacer vida normal, siempre siguiendo las indicaciones del cirujano plástico.

¿EN QUÉ CONSISTE EL POSTOPERATORIO?

Tras la intervención, el paciente llevará un vendaje que se retirará en unos días. Las orejas pueden doler un poco los primeros días, pero se alivia con medicación. Durante un mes es recomendable que el paciente lleve una banda o algo similar para proteger las orejas y mantenerlas en su nueva posición, aunque podrá hacer vida normal a los pocos días.
Si está pensando en someterse a una otoplastia no dude en solicitar una cita con el doctor Martínez Gutiérrez, quien le realizará un estudio y valoración completamente gratuita en consulta. Puede hacerlo llamando al teléfono 638 602 462 o pinchando en el siguiente enlace.

× Contáctanos