fbpx

 

Programar nuestra intervención de cirugía estética antes del verano es una idea acertada si queremos lucir los resultados de la operación durante los meses más calurosos. La época ideal sería el invierno pero todavía en primavera tenemos tiempo para cumplir los plazos de recuperación.

De hecho, es durante la primavera que aumenta de forma considerable el número de intervenciones de cirugía estética. Sin duda es la última oportunidad si queremos disfrutar de una mejora de nuestro aspecto durante el verano. Según los datos de la SECPRE, en estos meses se incrementa un 30% el número de operaciones de cirugía estética.

Lograr la figura perfecta con la que llevamos soñando desde hace algún tiempo y además poder lucirla paseando por la playa es un sueño que puedes ver cumplido este verano.

Cada año miles de mujeres en España deciden realizarse un aumento de pecho, muchas de ellas lo acompañan de una elevación de mamas, una opción adicional con la que, además de conseguir un pecho firme y de mayor tamaño, logramos restaurar su posición consiguiendo un resultado más bonito y armonioso.

Recuperación de una cirugía estética antes del verano

aumento de pechos
Respetar los plazos de recuperación de una cirugía estética antes del verano es importante si no queremos sufrir ciertas complicaciones como las infecciones así como para evitar que las cicatrices y los hematoma dejen marcada nuestra piel.

Es el caso de las cirugías de contorno corporal más frecuentes como el aumento de pecho o la liposucción, que requieren evitar la exposición directa al sol de cicatrices y hematomas durante varias semanas, de lo contrario se podrían pigmentar y permanecer visibles con el paso del tiempo.

Tras un aumento de pecho debemos evitar ciertos esfuerzos durante los primeros diez días. Por supuesto debemos tomar precauciones para evitar golpes y mantener limpias las cicatrices. En el caso concreto de la liposucción debemos tener presente que el postoperatorio nos puede obligar a llevar una faja durante un mes. Esto no es fácil cuando hace mucho calor y ni mucho menos si nos queremos poner en bañador.

Las cirugías estéticas faciales como los lifting y las rinoplastias son más sensibles ya que al tener nuestro rostro tantos vasos sanguíneos es habitual que el paciente tenga hematomas tras la intervención. Por ello es esencial el uso de fotoprotector solar y evitar tomar el sol durante un mes.

Como es natural cada intervención tiene unas recomendaciones específicas de cara al verano. Por ejemplo en los casos de rinoplastia, además de las recomendaciones anteriores, el paciente no debe ponerse gafas durante la recuperación, se le aconseja evitar aglomeraciones donde fácilmente podemos recibir un golpe y debemos evitar los deportes que puedan producir algún impacto en el rostro.

En resumen, como vemos tomar el sol o bañarse en la piscina y en el mar no es compatible con la recuperación de una cirugía estética. Por tanto debemos planificar nuestra intervención de cirugía estética lo antes posible para disfrutar al máximo del verano.

Puedes contactar con nosotros llamando al 638 602 462 o solicitando una cita a través de nuestro formulario web. Nuestros profesionales te estarán esperando para ayudarte en todo lo que necesites. Aprovecha ahora para planear tu cirugía estética antes del verano.

× Contáctanos