Cirugía Oncológica y Reconstructiva de la Piel

Los tumores cutáneos pueden dar lugar a la forma de cáncer más común, el cáncer de piel. Cada año se detectan varios cientos de miles de casos nuevos, y lo preocupante es que su incidencia aumenta con mayor rapidez que ningún otro. El cáncer de piel puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero curiosamente el 80% de las veces aparece en la cabeza o el cuello.

La principal causa de los tumores cutáneos es la exposición a la radiación ultravioleta, principalmente del sol, aunque también puede provenir de fuentes artificiales como lámparas solares o tratamiento de radioterapia. Este problema afecta a todo el mundo, independientemente de su edad o color de piel, siendo mas peligroso en el caso de personas con piel blanca y que se quema con facilidad.

En su primera consulta con el Doctor Martínez Gutiérrez se realizará una evaluación completa y se discutirán las opciones de tratamiento. El objetivo es escoger el procedimiento mas adecuado para conseguir la curación con las menores consecuencias para el paciente tanto funcionales como estéticas.

¿Cómo es la cirugía para tumores cutáneos?

La cirugía para tumores cutáneos se realiza en un quirófano, ya sea en una clínica o un hospital. Dependiendo del caso, puede que no sea necesario el ingreso hospitalario, de hecho este tipo de intervención se suele realizar con anestesia local y sedación. El paciente permanecerá despierto y relajado. En casos de tumores de mayor tamaño puede ser necesario utilizar anestesia general e ingreso.

Cuando se trata de tumores pequeños el procedimiento es rápido y sencillo, dejando una pequeña cicatriz apenas visible. Ahora bien, cuando tratamos con un tumor grande la cirugía puede ser mayor, o bien se pueden emplear otros tratamientos como la cirugía de los ganglios linfáticos o linfadenectomía. En ellas se eliminan aquellos ganglios donde el tumor haya podido o pueda extenderse. Este tipo de intervenciones es a veces necesaria en tumores como el de labio o en el melanoma.

La labor del cirujano plástico es esencial, sobre todo en aquellos tumores que por su extensión o complejidad requieran de la reconstrucción anatómica de la zona afectada. Los cirujanos plásticos están especializados en dejar la mínima secuela posible para que pueda hacer una vida normal.

Riesgos de la cirugía para tumores cutáneos

Todos los procedimientos para tratar los tumores cutáneos mencionados antes tienen un alto porcentaje de éxito para los cánceres de células basales y escamosas. Incluso para el melanoma maligno, si este es detectado en fases precoces antes de que se haya extendido.

Tras la intervención, el paciente debe tomar una serie de medidas como controles periódicos para asegurarnos de que el tumor no reaparezca, así como medidas preventivas como utilizar protección solar y evitar la exposición prolongada al sol.

Así mismo, es importante la vigilancia por su oncólogo en caso de requerir tratamientos como la radioterapia o la quimioterapia a largo plazo.