fbpx


Cuando notamos que aparecen los primeros signos de envejecimiento en nuestro rostro solemos empezar a añorar la frescura y vitalidad que reflejaba tiempo atrás. Por suerte, hoy en día la medicina y cirugía estética nos pueden ayudar y en este artículo veremos qué tratamiento facial podría necesitar en función del problema que haya detectado.

Cada paciente requiere de un estudio personalizado, ya que no todo el mundo necesita el mismo tratamiento facial para corregir su aspecto, la siguientes son indicaciones generales, pero la solución a su caso particular la debe discutir en persona con el cirujano plástico.

Arrugas en la frente o jajas caídas

Las arrugas en la frente, unas cejas caídas o el ceño fruncido probablemente no es el aspecto que uno desearía, este signo de envejecimiento se aprecia con facilidad al ver fotos de diferentes épocas y sin duda ocasiona una mirada cansada. Mediante cirugía estética podemos realizar por ejemplo un lifting frontal que corrige ambos problemas.

Párpados caídos y con bolsas

Los párpados caídos (ptosis palpebral) es un problema que no sólo envejece nuestra mirada, sino que además puede afectar a nuestro campo visual. Si ha notado que uno o ambos párpados superiores con el paso del tiempo han ido cayendo, debe saber que su problema tiene una fácil solución mediante cirugía y sin dejar cicatrices visibles.

Si sus párpados superiores están en su sitio, pero con el paso del tiempo se le han formado bolsas en los párpados inferiores, también mediante una blefaroplastia podemos retirar el exceso de piel y grasa, consiguiendo recuperar la mirada de cuando era más joven.

Arrugas faciales y Patas de gallo

Las arrugas faciales y las patas de gallo son los signos de envejecimiento más comunes. No obstante puede que no sean lo bastante profundas como para que merezca la pena una intervención quirúrgica. En su lugar podemos emplear rellenos de ácido hialurónico o de grasa del propio paciente mediante lipofilling.

Pérdida de volumen facial

La pérdida de volumen facial también es un problema habitual a medida que envejecemos, cuando el rostro se demacra por la edad puede dar lugar a huecos o hundimientos que no son nada favorecedores. En estos casos podemos recurrir a los rellenos faciales y al trasplante de grasa autóloga, es decir, extraemos la grasa que le sobra de otra zona de su cuerpo y la inyectamos en la cara para recuperar volumen.

Piel caída y flacidez en el rostro

La piel caída y la flacidez en el rostro suele tener lugar en el tercio medio e inferior del rostro, es decir, si lo dividimos en tres secciones horizontales, la superior sería la zona de la frente, mientras que el tercio medio e inferior van desde los ojos hasta el mentón.

Conseguir un cuello estilizado y una mandíbula bien dibujada es esencial para lograr el rejuvenecimiento facial, por lo que el especialista le puede recomendar un estiramiento de cara y cuello para restaurar la apariencia juvenil, se pueden tensar músculos, y si fuera necesario se podrían retirar los excesos de piel y grasa.

Para terminar queremos comentar que algunos de estos tratamientos faciales se pueden combinar en una sola intervención con idea de conseguir un rejuvenecimiento facial más completo y ahorrar en costes de cirugía. Para más información, ahora puede llamar al teléfono 638602462 y concertar una cita sin compromiso con el Doctor Juan Martínez Gutiérrez.

× Contáctanos