fbpx

mujer de piel bronceada

La Costa del Sol es una de las zonas de Europa con mayor número de horas de sol al año, algo que en principio es una ventaja en muchos aspectos, puede ser un problema si no tomamos medidas para prevenir el cáncer de piel, uno de los más frecuentes a nivel mundial.

En España los especialistas han observado con preocupación como durante la última década prácticamente se ha duplicado el número de casos de melanoma, el cáncer de piel más agresivo. Actualmente se registra una incidencia de unos 10 casos por cada 10.000 habitantes.

El cáncer de piel tiene la misma capacidad que cualquier otro de extenderse produciendo metástasis y resultar fatal. Lo único bueno es que este tipo de cáncer es el más fácil de curar si se diagnostica y recibe tratamiento antes de que vaya a más. En la actualidad la cifra de mortalidad está estable, en torno a 2 personas por cada 100.000.

Los malos hábitos a la hora de exponernos al sol o a la radiación ultravioleta de las cabinas de bronceado pueden jugar un papel fundamental en el desarrollo del cáncer de piel. Los consejos básicos que no nos cansaremos de repetir son: evitar el sol durante las horas centrales del día, usar fotoprotector para proteger nuestra piel y mantener una buena hidratación.

Por desgracia, en nuestro país están muy arraigadas ideas como que el bronceado es sinónimo de salud o de un estilo de vida saludable. De hecho muchas personas se ven más guapas y atractivas con la piel bronceada.

Lo peor es que para conseguir una piel bronceada algunas personas se exponen de forma intensa sin la protección adecuada. Los riesgos que esto implica son: arrugas, manchas en la piel, flacidez, deshidratación cutánea, quemaduras y por supuesto cáncer de piel.

Síntomas del cáncer de piel

cancer de piel melanomaLos signos o síntomas del cáncer de piel los podemos detectar nosotros mismos. Lo ideal es hacerse una revisión mensual frente al espejo para detectar cualquier cambio. Lo que buscamos son tumores, pero no bultos como los lipomas, sino una mancha diferente al resto, una especie de “patito feo” de los lunares cuyos bordes son irregulares y cuyo tamaño es superior a 6 mm.

Otros signos distintivos es que pueden tener varios colores o haber cambiado su color, forma o tamaño con el tiempo. No siempre ocurre, pero pueden producir picor o sangrar, pueden resultar ásperas al tacto o tener un superficie brillante, o incluso puede parecer una herida que no cicatriza.

Conociendo estos síntomas del cáncer de piel, si sospecha de alguna mancha es conveniente que pida cita con su dermatólogo para comenzar con un seguimiento lo antes posible y obtener un diagnóstico que le permita salir de dudas. El cáncer de piel no desaparece, y si no recibe tratamiento en el peor de los casos podría resultar mortal.

El Dr. Martínez Gutiérrez, como especialista en cirugía reconstructiva, le puede ayudar y realizar la intervención de cáncer de piel en la que podemos eliminar el cáncer y si fuera necesario podemos llegar a emplear injertos o colgajos del mismo paciente para reconstruir cualquier defecto a fin de evitar que queden secuelas.

Puede obtener más información sobre el cáncer de piel (el melanoma, el carcinoma epidermoide o el carcinoma basocelular) visitando la web de la Academia Española de Dermatología y Venereología. Así como la de Euromelanoma, una campaña oficial de prevención promovida por la Asociación Europea de Dermo-Oncología.

× Contáctanos