fracturas de orbita

La órbita es un hueso que rodea y protege el ojo, es una estructura compleja, pequeña y compacta que cuando se fractura debe ser tratada por un cirujano especializado en reconstrucción orbitaria.

Las fracturas de órbita se suelen producir por fuertes golpes en la cara, ya sea durante una actividad deportiva, por una agresión física o como consecuencia de un accidente de tráfico. Este tipo de lesiones suele ir acompañadas de daños en el nervio óptico, en los músculos oculares, y los conductos lagrimales.

En su primera consulta con el Dr. Martínez Gutiérrez se realizará una evaluación completa. Teniendo en cuenta los daños se pueda planificar el tratamiento mas adecuado para conseguir el mejor resultado posible en cada caso.

¿Cómo es la cirugía para fracturas de órbita?

El tratamiento dependerá de la gravedad y la ubicación de la lesión. En los casos más leves puede bastar con guardar reposo durante unos días y usar hielo, descongestivos y antibioticos. Si es necesaria una intervención, la cirugía para fracturas de órbita se realizará en un quirófano, ya sea en una clínica o un hospital.

La Cirugía Reconstructiva y Plástica para este tipo de intervención es compleja y debe ser realizada por un especialista. Ya que puede ser necesario eliminar fragmentos de hueso, liberar músculos del ojo atrapados, restablecer la arquitectura normal de la órbita y reparar deformidades del reborde del ojo que afectan a su apariencia.

Ejemplo de Fractura Orbital
Ejemplo de Fractura Orbital

Preguntas frecuentes sobre la cirugía para fracturas de órbita

» ¿Existen riesgos?, como en cualquier otra operación pueden existir riesgos típicos de una intervención quirúrgica. Sin embargo, en manos de un cirujano de órbita cualificado son muy reducidos. En la mayoría de los casos el pronóstico es bueno, y aunque necesite cirugía para reparar la fractura, este tipo de intervención tiene una alto índice de éxito y un riesgo bajo de complicaciones a largo plazo.

» ¿Cuándo puedo volver al trabajo?, la duración de la lesión depende de la ubicación y la severidad de la fractura. En la mayoría de los casos, la inflamación y los hematomas desaparecen en una semana o diez días. No obstante los huesos fracturados tardan más tiempo en curarse. Si es necesaria la cirugía para reparar el área lesionada, el cirujano puede retrasar la intervención varias semanas para permitir que se desinflame el área.